dissabte, 25 de març de 2017




CELEBRACION



Cuando la música es soberana,
los violines elevan sus voces...
Cuando la música es soberana,
las notas del piano cantan a coro...
la sangre, devota, danza ligera...
Min espíritu estalla!
Mi alma silencia!
Mi cuerpo vibra incesante! 

 Cuando aparte de escuchar vemos la música,
la sentimos en el pensar, el sentir y el vivir del corazón, es entonces cuando respiramos la ceremonia, el ritual y la bendita oración.